10 Feb 2020

elEconomista.es, 8 de Febrero de 2020. Si ha habido un activo que ha tenido un comienzo de año complicado ha sido el petróleo y las cotizadas relacionadas con esta materia prima. El recurso energético cerró 2019 recibiendo un último impulso alcista, tras conocerse en diciembre que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordaba volver a cerrar el grifo del crudo para apoyar las subidas de los precios.

El barril Brent, de referencia en Europa, celebraba el nuevo año llegando a tocar en la primera semana del ejercicio los 69 dólares por barril, precios que, salvo en un momento puntual en septiembre que no duró mucho, no se habían visto desde mayo. Desde estos niveles, los altos de 2020, el barril pierde un 20,4%, y parece que en el entorno de los 55 dólares el precio ha empezado a estabilizarse, una vez las noticias del impacto económico del coronavirus, e incluso la especulación de avances en la investigación de una posible cura, han ido ganando notoriedad.

La pregunta clave ahora, que pueden estar planteándose muchos inversores, es si el último retroceso que ha experimentado el precio del oro negro presenta una oportunidad para invertir en el recurso energético, o si es más probable que las caídas profundicen todavía más y se puedan producir mayores pérdidas con el barril y con las petroleras. Aunque todavía hay muchos flecos por cortar, y la incertidumbre en torno a la demanda y los precios del crudo aún es grande, la opinión de varios expertos apunta a que los últimos descensos parecen ser más una oportunidad de entrada, que un preludio a un desplome aún mayor.

Las estimaciones de precios que maneja Citi, que han actualizado esta misma semana, recogiendo el posible impacto del coronavirus, apuntan en este sentido. Aun recortando el banco estadounidense su estimación media para 2020 un 16,3%, el escenario no parece ser tan negativo, teniendo en cuenta que el banco espera que el barril cierre 2019 en el entorno de los 58 dólares, un precio que estaría descontando una subida de 3 dólares durante el ejercicio. La estimación del consenso de mercado que recoge Bloomberg también es positiva para los alcistas en petróleo, ya que contemplan al barril por encima de los 62 dólares para final de año. Es más, la de Citi es la estimación más bajista que recoge la agencia, de las 11 revisiones que se han lanzado en lo que va de año.

https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/10345319/02/2...